Un proyecto de:


Atención a migrantes en Yopal: ¿humanitaria o xenófoba?

Atención a migrantes en Yopal: ¿humanitaria o xenófoba?

El Alcalde ha sido cuestionado en ocasiones anteriores por su posición radical frente a los migrantes de paso y aquellos establecidos en Yopal. | Por: ALCALDÍA DE YOPAL




Por: Laura Cristancho @Lauracamila_cc

enero 22 de 2021

La inauguración de un Centro Transitorio en Casanare generó una polémica entre quienes dicen que, más que auxiliar, margina al migrante.

 

El Centro Transitorio para Migrantes que se inaugurará en los próximos días en Yopal (Casanare) podría ser, además de un oasis en medio de la penuria de cientos de venezolanos que entran al país por Arauca, sinónimo de exclusión e incluso de xenofobia

 

Esa lectura es la que muchos le están dando a la adecuación del lugar, que entrará en funcionamiento en los próximos días y que les dará cobijo y alimento por un solo día —dos en casos particulares— a los caminantes que huyen del régimen venezolano. 

 

La polémica tiene como fundamento unas declaraciones que hizo en campaña Luis Eduardo Castro, alcalde de Yopal y quien lidera la puesta en marcha del Centro, y que ha vuelto a repetir con insistencia ahora que el lugar está próximo a inaugurarse. “Queremos que la población en ruta no ingrese al municipio (Yopal), por eso el Centro está ubicado sobre la vía (...), para que el caminante siga su ruta”. 

 

No han sido las únicas. El alcalde se ha referido a los migrantes como un “caldo de cultivo para diferentes delitos” y los ha culpado en repetidas ocasiones del incremento de la inseguridad en Yopal. Todas posiciones polémicas que le han merecido aplausos, pero también críticas. Como sea, el mandatario cree que el Centro solucionará la inseguridad en su ciudad y la invasión de parques, calles y caños.  

 

 

Y si bien la política de la Alcaldía ha encontrado eco en varios sectores no solo municipales sino departamentales, para Irene Cabrera, codirectora del Observatorio de Migraciones Internacionales de la Universidad Externado, esa percepción de los migrantes como un ‘problema’ promueve una idea equivocada del impacto del fenómeno y crea posiciones discriminatorias en la comunidad. “Las declaraciones de los mandatarios sobre los migrantes tienen un impacto en los imaginarios y desencadenan reacciones xenófobas”, dijo. 

 

Para Cabrera, es errado desconocer la realidad migratoria y el hecho de que muchos de los caminantes venezolanos tienen por propósito establecerse en Yopal: “Evitar que las personas entren a la ciudad es algo que está por fuera del control del alcalde y es una intención equivocada y poco pragmática. Lo que hay que buscar es generar confianza, diálogo, la intención de estas personas para acercarse al Centro y recibir información que les posibilite tomar decisiones informadas y evitar situaciones de riesgo”, aseguró. 

 

Adicionalmente pidió que el Centro sea, más bien, una oportunidad para reconocer y mejorar el acceso a derechos de las personas migrantes. “Si estas personas necesitan entrar a Yopal, debería dárseles el espacio y el protocolo para hacerlo. Lo demás no es realista”, dijo.  

 

Lucas Gómez, Gerente de Fronteras, tiene una posición más salomónica. Para el alto funcionario, encomendado por el presidente Duque para atender toda la crisis migratoria, la apertura del Centro se constituye en un gran avance. “Más que evitar la circulación, lo importante es que el migrante, incluso desde su paso por Arauca, tenga la información necesaria para que pueda llegar directamente al Centro sin deambular por las calles de Yopal”, dijo. “El Centro va a permitir tener todo un poco más organizado y que los migrantes tengan un norte”, agregó.

 

 

smiley

El Centro estará destinado a la población en tránsito y  tendrá una capacidad de alojamiento de al menos 100 personas al día / Alcaldía de Yopal.

 

Adicionalmente, el Gerente explicó que desde el Gobierno nacional se está trabajando mano a mano con la Alcaldía para explicar los posibles beneficios de los flujos migratorios, difundir las historias de éxito en generación de empleo y emprendimiento con migrantes y en la búsqueda de oportunidades con las cámaras de comercio. 

 

Aquí hay una población que tiene vocación de permanencia y a esa población hay que hacerle la vida más fácil y hay que bajar un poco los mitos y las percepciones de que son los culpables de muchos de los males de la ciudad. Aquí estamos trabajando y creo que con el alcalde vamos avanzando en el camino que tiene que ser”, precisó Gómez.

 

“Combatiremos la prostitución y el hurto” 

 

Acorde con datos de Migración Colombia, Yopal es el hogar de unos 16 mil venezolanos, cerca del 10% de la población total de la capital casanareña. De ahí que, de acuerdo con el Secretario de Gobierno de esa ciudad, Hugo Archila, el Centro sea una estrategia para combatir directamente la prostitución, el microtráfico y el hurto. 

 

Una familia que entra a pedir comida (a Yopal), con cuatro o cinco niños con hambre y sin plata, pues termina robando, prostituyéndose o siendo utilizada para el tema de microtráfico”, afirmó el jefe de la cartera de Gobierno.

 

Para Juan Romero*, un colombiano que vive en Yopal hace 12 años y que se ha convertido en vocero de la población migrante en esta ciudad, lo que hay en el municipio es ‘xenofobia oficial’. “El propio alcalde ha pedido que no les arrienden (a los migrantes), que no les den trabajo porque o vienen a putear o vienen a robar”, denuncia. “Entonces, dígame ¿qué persona le va a dar trabajo a un venezolano si desde el alcalde están dañándole el buen nombre?”. Y agrega: “Aunque es innegable que algunos harán cosas malas, no son la mayoría”.

 

smiley

Ante la falta de oportunidades, los migrantes han tenido que ubicarse en parques y lugares públicos sin acceso a baños o servicios básicos / Prensa Libre Casanare.

 

Sobre eso, Julio Daly, codirector del Barómetro de Xenofobia, asegura que no es posible plantear una relación directa entre migración y criminalidad, por lo que el discurso empleado por la Alcaldía de Yopal acaba por generalizar y estigmatizar, lo que a la larga, de acuerdo con Daly, sólo entorpece el trabajo para maximizar los beneficios de la migración y minimizar sus costos.

 

La experiencia internacional muestra que la mejor estrategia para combatir la xenofobia es abstenerse de hacer declaraciones públicas sobre migrantes, porque la población fácilmente generaliza a toda una nacionalidad como criminal. Cuando una personalidad o una figura de poder afirma que el crimen está aumentando por la migración, fácilmente crea una visión de estereotipo: los migrantes son delincuentes. Y luego cambiar esa percepción es muy difícil”, sostuvo el experto. 

 

En ese sentido, esa relación planteada por la alcaldía de Yopal entre criminalidad y migración hace parte de una “desinformación o información parcializada sobre la realidad local, dice Cabrera, de la Universidad Externado. “Lo que se busca es adoptar un enfoque punitivo, de castigo y judicialización”, agrega.

 


«Si él está haciendo referencias constantes a que la convivencia y la seguridad de Yopal se han visto afectadas por los migrantes, pero omite hacer referencia a que hay otros factores y actores en la seguridad que no tienen que ver con los migrantes, está sobredimensionando su participación en estas dinámicas delictivas dentro de la ciudad »

Irene Cabrera

Co-directora Observatorio de Migraciones Internacionales Universidad Externado 


 

 

Las cifras le dan la razón. De acuerdo con el informe ‘Comportamiento del Delito Causado por Venezolanos’ de la Fiscalía seccional Casanare, en el 2019 la población migrante se vió involucrada en 94 crímenes ocurridos en Yopal, entre los cuales destacaron los delitos de hurto (51), venta y porte de estupefacientes (28) y lesiones personales (17). En relación con el hurto, las estadísticas de criminalidad de la Policía en el 2019 en la capital casanareña dan cuenta de 1.243 hechos delictivos; por lo que la participación de los migrantes en ese delito fue cercana al 8%.

 

Esas cifras, según Cabrera, deben ser el punto de partida desde el cual las autoridades establezcan un enfoque preventivo en el que además de responder con capturas, judicializaciones y deportaciones se aborde el problema de la migración de forma integral, con miras a la integración y resolviendo las razones de fondo que llevan a los migrantes a delinquir. 

 

Y aunque Daly y Cabrera concuerdan en el riesgo discriminatorio en Yopal, están de acuerdo en que el Centro Transitorio es un paso importante que ayudará a los caminantes que, en muchos casos, llegan enfermos o en medio de separaciones familiares generadas por el viaje. 

 

Juan Romero* también lo cree. “Pese a que la medida ha estado enmarcada en el discurso xenófobo de la Administración Municipal, el Centro Transitorio podría mejorar las condicones de esta población y podría resultar útil para prevenir y combatir la discriminación”, dice este hombre que ha vivido en carne propia la xenofobia casanareña: “Me han amenazado de muerte e, incluso, me hirieron con arma blanca por darles la mano a quienes definitivamente llegaron para quedarse”.

 

 

*Nombre cambiado. 

 






¡Comparte!





Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.

Nuestros aliados: