Colprensa y Te lo Cuento News, con el apoyo de USAID, administrarán este espacio que busca comprender mejor la migración y la integración, y combatir con información e historias de vida la discriminación, los prejuicios y la xenofobia.

“Llegué acá con dos maletas de ropa y 50 mil pesos en el bolsillo”

Adriantex, es una pequeña empresa creada por un migrante venezolano y que genera algunos empleos en Colombia
Adriantex, es una pequeña empresa creada por un migrante venezolano y que genera algunos empleos en Colombia. (Crédito: Colprensa - Mariano Vimos)

Jorge Adrián fabricaba maletas en Venezuela, pero cuando llegó la crisis, tuvo que vender todo lo que había conseguido con esfuerzo. Llegó a Colombia con 50 mil pesos en el bolsillo, pero ahora recuperó su empresa y apoya a otros venezolanos que llegan al país. 

Jorge Adrián supo que era hora de irse de su país cuando se dio cuenta de que lo había perdido todo. 

En Venezuela, en las buenas épocas, llegó a cumplir el sueño de crear una empresa y lograr algo que para él era muy importante: contar con independencia económica. 

Pero llegó la crisis y le tocó vender las máquinas con las que fabricaba morrales, sin embargo, el dinero que obtuvo de la venta no le alcanzó ni para sacar el carro que había dejado en el taller. 

“Busqué un taxi, me fui al apartamento, y me senté a llorar, a moco suelto. Le dije a mi esposa. ‘Me voy, no quiero estar más aquí’. La plata de esas dos máquinas la terminamos usando para hacer un mercado para la casa. Sin carro, sin activos de la empresa, entonces yo dije: ‘me voy’”, cuenta más de cinco años después, cuando su vida es completamente diferente. 

Jorge Andrián, es un venezolano
Jorge Andrián, es un venezolano, llegó hace un par de años a Colombia y reconstruyó su empresa de fabricación de morrales. (Crédito: Colprensa – Mariano Vimos)

A finales de 2017, Jorge emprendió su viaje hacia Bogotá, sin saber muy bien qué iba a hacer, pero en busca de nuevas oportunidades, “Yo llegué acá con dos maletas de ropa, y 50 mil pesos en el bolsillo, más nada. No conocía Bogotá, tenía un familiar acá que me recibió en su casa, y eso fue algo que me ayudó un poco para ir avanzando”, dice. 

En Colombia, trabajó para seis empresas y aunque logró ganar dinero, nunca faltaron los momentos difíciles. “A veces no tenía ni siquiera para tomar un tinto. Me tomo el tinto o descompleto los pasajes. Hubo momentos así, esos primeros cuatro meses yo bajé como 10 kilos”. 

Lo que no había perdido era lo que sabía y las ganas de salir adelante. 

Con mucho esfuerzo, pudo reconstruir el sueño que había dejado en Venezuela y crear nuevamente su empresa textil: Adriantex renació en tierra colombiana. 

“Cuando logré decir: ‘bueno, ya tengo mi empresa nuevamente, puedo generar empleo’. Cuando iniciamos, iniciamos de una con trabajo y eso fue un momento muy feliz. Poder decir. ‘Es mi maquinaria, es mi lugar, y no dependo de otro’”. 

Adriantex, es una pequeña empresa de morrales que ubicada en el barrio las Ferias de la localidad de Engativá.
Adriantex, es una pequeña empresa de morrales que ubicada en el barrio las Ferias de la localidad de Engativá. (Crédito: Colprensa – Mariano Vimos)

Adriantex está ubicada en el barrio las Ferias de la localidad de Engativá. Es allí donde Jorge empezó a crecer nuevamente. Su esposa, Marelli Cumaná, y sus dos hijos, están también en Bogotá. Marelli se encarga de la parte administrativa del negocio. 

“Yo estoy muy orgullosa de él, porque no cualquiera logra lo que él está logrando. Hemos pasado mucho trabajo, pero él siempre tiene ese ánimo de, vamos a salir adelante, de yo no me voy a conformar con un trabajito, porque viene de ser empresario en Venezuela, y aquí dice: ‘sí, yo sé que es otro país y otras cosas, pero yo también quiero emprender aquí’”, explica. 

Lo cual no significa que aún no extrañen país. 

“El platico de mi mamá, eso es lo que más extraño de Venezuela. Lo que hemos encontrado aquí no se compara con lo que uno perdió. ¿Cuántos familiares he perdido que no pude ni siquiera ir a despedirme de ellos? Eso es lo que yo más extraño, porque la Venezuela como tal que uno conoció, próspera, no existe”, dice. 

Iván, un colombiano que conoce a Adrián desde hace 14 años e incluso trabajó en Venezuela en su empresa, ha sido testigo de toda la transformación por la que él tuvo que pasar. 

“En Venezuela él no fabricaba este tipo de maletas, llegar aquí a Colombia ha sido un proceso bastante bueno para él y para transformar lo que él hacía allá”, dice. 

Después de 5 años en Colombia, un país que le abrió las puertas y le dio la oportunidad de recuperarse, Adrián comparte una de las lecciones que le ha dado esta experiencia con otros compatriotas que hayan salido de su país. 

Adriantex, es una pequeña empresa que cuenta con un pequeño grupo de empleados; venezolanos y colombianos.
Adriantex, es una pequeña empresa que cuenta con un pequeño grupo de empleados; venezolanos y colombianos. (Crédito: Colprensa – Mariano Vimos)

“Les diría: ‘no te quedes en el pasado. De pronto tuviste muchas cosas, pero eso ya es pasado. Estás en un nuevo comienzo, entonces ¿qué quieres hacer?, vas a aprovecharlo o vas a desaprovechar la oportunidad’. Desde el primer momento que yo llegué a Colombia vi oportunidades, sí se puede, un país en el que independientemente de los problemas hay oportunidades, vengo de un país donde no las había, y aquí hay tanto por hacer”, manifiesta. 

Jorge espera seguir creciendo junto a su familia aquí en Colombia, quiere seguir generando empleo y espera que en el futuro pueda tener más sedes de Adriantex. 

Su objetivo principal es expandirse a la ciudad de Medellín, y, ¿por qué no?, aprovechar las relaciones bilaterales entre las dos naciones, para exportar su producto desde el país que le abrió las puertas al que lo vio salir sin nada.