Un proyecto de:


Venezolanas y retornadas enfrentan la violencia de género en el Atlántico

Venezolanas y retornadas enfrentan la violencia de género en el Atlántico

El consultorio jurídico de la Universidad del Norte ofrece formación a estas mujeres venezolanas y colombianas de Barranquilla y Soledad. | Por: CORTESÍA LAURA CERA




Por: Milagros Palomares @milapalomares

June 07 de 2022

 

Mujeres migrantes y de comunidades de acogida de Barranquilla y Soledad fueron formadas en la Escuela Legal de Género, creada por el Consultorio Jurídico de la Universidad del Norte y el programa Conectando Caminos por los Derechos, de USAID. 


Los testimonios de violencia intrafamiliar que padecieron las hicieron más fuertes y las unió como una hermandad en Barranquilla y Soledad. Allí, 20 mujeres colombianas retornadas y migrantes venezolanas iniciaron una lucha y se convirtieron en un ejemplo de resiliencia, con la formación que recibieron en la Escuela Legal de Género, creada en mayo de 2021 por el Consultorio Jurídico de la Universidad del Norte y el programa Conectando Caminos por los Derechos, de USAID. 

 

Ahora son más de 50 mujeres las que replican los aprendizajes de la Escuela Legal de Género en esta zona de la costa Caribe. Conformaron redes de acompañamiento que contribuyen a la prevención de este tipo de violencia en su entorno, y remiten a las mujeres —migrantes o de las comunidades de acogida — al consultorio jurídico de la Universidad del Norte para recibir orientación y acompañamiento en la restitución y garantía de los derechos vulnerados.

 

Estas mujeres empoderadas, algunas de ellas previamente capacitadas por la organización Renacer y la Alcaldía de Barranquilla en temas que fortalecieron su liderazgo, recibieron la formación de la Escuela Legal de Género en tres ámbitos principales: el conocimiento de temas de género, mecanismos legales de protección y prevención; el desarrollo de habilidades para el debate, el análisis, la reflexión y la resolución de casos, y la activación de liderazgos, explica al Proyecto Migración Venezuela, Laura Cera, asesora de Derechos Humanos y Migración del  Consultorio Jurídico de Uninorte. 

 

La académica apunta que la formación comenzó con el fortalecimiento de conocimientos. En una primera parte se realizaron sesiones virtuales y presenciales en donde se les explicó sobre violencias, mecanismos legales de protección, y  rutas de atención. 

 

En la segunda etapa de la formación —añade la abogada Cera— se logró el fortalecimiento de los liderazgos, y se le dio la oportunidad a las mujeres de que replicaran sus conocimientos haciendo incidencia en sus comunidades; esto con el fin de que se remitieran al consultorio jurídico de Uninorte para darles acompañamiento. 

 

Uno de los aprendizajes más bonitos es que estas mujeres han tenido empatía con otras víctimas de violencia de género en sus comunidades, y las llaman "hijas", rememora Laura Cera.  

 

 

smiley

Estas mujeres se empoderaron en Barranquilla y Soledad. Recibieron formación sobre diferentes tipos de violencia y las estrategias para hacerle frente a este flagelo. Cortesía Consultorio Jurídico de la Universidad del Norte

 

Cuando se juntan para enfrentar la Violencia Basada de Género (VBG), las migrantes venezolanas y colombianas retornadas siempre llevan bajo el brazo su cartilla de tipología de casos y rutas de respuestas asociadas a la violencia basada en género con un enfoque territorial, creada para ellas por la Escuela. 

 

Milvia Mercado, líder comunitaria venezolana, cuenta cómo se ha integrado a esta iniciativa: “Me fortalecí como mujer para poder impartir a mi comunidad y a las mujeres sobre la ley y sobre los derechos de la mujer”, dice. 

 

Las mujeres que conforman la Escuela Legal de Género han ampliado sus acciones comunitarias liderando la creación de murales como ejercicios de intervención colectiva del espacio público, y participando en los 16 días de activismo programados por la Oficina de la Mujer, Equidad y Género de la Alcaldía Distrital de Barranquilla, y que tuvo una actividad central el pasado 25 de noviembre, Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer.

 

“Con el tesón de estas mujeres y el trabajo de la Clínica Jurídica de la Universidad del Norte, en alianza con nuestro programa Conectando Caminos por los Derechos, hemos logrado cerrar la brecha que separa a la población migrante de la justicia, de los mecanismos de regularización vigentes y de las rutas de atención frente a la violencia basada en género y otras violaciones a los derechos humanos en Barranquilla”, afirma Ileana Valle, especialista en Seguridad Ciudadana de USAID.

 

Los logros de las mujeres vinculadas a la Escuela Legal de Género fueron presentados recientemente en el conversatorio Experiencias destacadas y comparadas en la atención de la población migrante venezolana en América Latina. El caso Barranquilla y Soledad, en la Universidad del Norte, en Barranquilla.

 

Otra de las lideresas migrantes, Durvy Rivas Sánchez, agradeció a la Universidad del Norte y a USAID por crear la Escuela Legal de Género, un  programa que le brindó la oportunidad de aprender y sentirse comprometida a llevar el mensaje de la prevención de la violencia contra la mujer.

 

"Creo que queda mucho por aprender y por seguir creando este tipo de espacios que cuentan cada historia de mujeres que tenemos historias diferentes pero un mismo sentir. La sensibilización ante este fenómeno es necesaria", añade Rivas, quien desea seguir preparándose  y fortaleciendo sus conocimientos para luchar contra la violencia de género; un legado que apenas comienza en el Atlántico.

 

 






¡Comparte!





Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.

Nuestros aliados: