Un proyecto de:


‘Todos somos una nota’, la campaña para ayudar a 500 músicos venezolanos y colombianos

‘Todos somos una nota’, la campaña para ayudar a 500 músicos venezolanos y colombianos

Las donaciones serán destinadas a la compra de mercados, artículos de higiene personal, deudas de arriendo y medicinas | Por: ARCHIVO




Por: Natalia Prieto C. @nataliaPC_

junio 03 de 2020

Osiris Alexandra Roso es una de los 110 jóvenes, mitad colombianos y mitad venezolanos, que hacen parte de ‘La orquesta de la integración’.  Llegó a Colombia en el 2019 y logró establecerse con su esposo y su hijo de dos años en la ciudad de Bogotá. Tocaba como violín 1 en la orquesta y habían conseguido un trabajo estable que empezaba a encaminar su nueva vida. Sin embargo, un mes después de haber sido contratado, a su esposo le suspendieron el contrato por la llegada de la pandemia. El confinamiento los ha dejado igual que cuando llegaron al país, empezando desde cero.

 

Para ayudar a músicos migrantes como Osiris, la Fundación para la Integración de la Música en Colombia, una organización que busca la consolidación de un plan social, para el avance en la calidad de vida de la población colombiana y migrante venezolana,  creó la campaña ‘Todos somos una nota’, donde buscan asistir a más de 500 familias de artistas en situación de vulnerabilidad. 

 

Oriunda del estado Mérida, en  Venezuela, Roso estudió música en la Universidad de Los Andes (ULA), una institución pública y autónoma. Sin embargo, no pudo terminar porque debido la crisis del vecino país, sus profesores migraron y no hubo, literalmente, nadie que la graduara.

 

Música de orquesta desde hace 17 años, Osiris encontró en la Orquesta Sinfónica de la Juventud el lugar perfecto para seguir con su carrera estando en Colombia. Mientras tanto, daba clases particulares de violín y trabajaba como freelance en proyectos de diseño y fotografía. Como ella, por fuera de la orquesta, estos jóvenes tienen todo tipo de profesiones: Rappitenderos, músicos del transporte público, e incluso, emprendedores. 

 

El confinamiento ha afectado diversos sectores de la economía colombiana, y con más fuerza, las labores informales en las que, en su mayoría, se desempeña esta población. Asimismo ha dejado al sector del espectáculo y la música sin más remedio que ‘reinventarse. 

 


Dependiendo del valor de la contribución que realice cada persona por la plataforma Vaki, los donantes podrán recibir desde un certificado digital hasta una “serenata” a manos de los músicos beneficiados. Las donaciones serán destinadas a la compra de mercados, artículos de higiene personal, deudas de arriendo, medicina y demás necesidades de músicos en las ciudades de Bogotá, Cúcuta, Medellín, Cali y Bucaramanga.

 

Esta iniciativa hace parte de la ayuda humanitaria que ha entregado la Fundación en los últimos meses de confinamiento. "Ha sido duro por el hecho de que nos ha tocado empezar desde cero, pero le damos gracias a la orquesta y a la fundación porque han sido de gran ayuda. No solo con la recolecta, sino con la distribución de mercados y donaciones a varios de nosotros en los últimos meses", añadió la violinista.

 

Si usted desea aportar, puede hacerlo dando clic en este enlace

 






¡Comparte!





Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.

Nuestros aliados: