Un proyecto de:


Santiago Sepúlveda, el fotógrafo que retrata las historias de los migrantes en España

Santiago Sepúlveda, el fotógrafo que retrata las historias de los migrantes en España

El trabajo de este fotografo será expuesto hasta el 14 de marzo en Studio 74, en Bogotá. | Por: INSTAGRAM @SEPULVEDASAN




Por:

febrero 15 de 2019

En un mundo con más de 250 millones de migrantes, la migración se ha convertido en un fenómeno global. Constantemente hay debates acerca de cómo integrar a quienes salen de su país en las comunidades que los reciben, pero también hay noticias de cómo son blancos de la xenofobia. Contra eso trabaja Santiago Sepúlveda, un fotógrafo colombiano de 29 años que empezó un proyecto artístico para sensibilizar acerca de los flujos migratorios.

Él también es un migrante. Llegó a Barcelona desde Bogotá hace dos años. Vive en un país construido con migrantes. Solo en el 2018, España recibió a más de 36.654 personas de todo el mundo, según datos de la Organización Mundial para las Migraciones (OIM). Algunos de ellos son los protagonistas de sus fotos, como los africanos que venden imitaciones de accesorios de lujo en las calles. Son en su mayoría jóvenes que llegaron desde Senegal, Libia y Congo, a buscarse suerte en Europa, y en ese proceso les han violado sus derechos.

En Proyecto Migración Venezuela hablamos con Santiago acerca de su proyecto, sus intenciones de sensibilizar acerca de los migrantes y su participación en Fronteras, una exposición artística organizada por El mapa no es el territorio, un grupo de artistas que quieren hacer reflexionar acerca de los límites entre países e incluso entre las personas. Las fotos serán expuestas hasta el 14 de marzo en Studio 74, en Bogotá.

 

 

Lina. © Santiago Sepúlveda

 

 

Alejandra. © Santiago Sepúlveda

 

 

PMV: ¿Por qué un día decidió retratar la migración?

SS: El motivo ha cambiado un poco con los años y de hecho ya lo he tratado antes de distintas formas. Podría decir que desde que llegué tuve mucha curiosidad por el tema de la inmigración en Europa. Aquí estaba pasando todo lo del Mediterráneo y cuando vas por la calle ves a todos los africanos en las ventas ambulantes y la relación con los nativos es muy evidente. Uno puede notar la xenofobia y eso me llamó la atención.

 

PMV: ¿Su trabajo se alimenta de su propia experiencia como migrante?

SS: Claro. Como me ha pasado a mí, y el hecho de ser inmigrante me hace sentir que debo compartirlo. Me parece sano sensibilizar a la gente para que nadie tenga que seguir sufriendo esto de perder tus derechos por el motivo que sea. Y por otro lado, porque la migración es un problema mundial y hay una tendencia a validar el odio sobre los inmigrantes y eso me parece absurdo. Las fronteras y eso de decir "de aquí para acá son unos y de aca para aca son otros" me parece absurdo. Uno habla de fronteras y es algo muy abstracto que te separa de todo y nos pone en odios distintos pero es muy intangible, mientras que la migración es la cotidianidad de la gente, por eso hasta ahora se materializó el proyecto.

 

PMV: ¿Y cómo pretende sensiblizar acerca del tema? ¿De qué se trata su trabajo?
SS: Es un proyecto artístico que incluye fotos pero también texto. Los migrantes africanos aquí en España que me están colaborando con el proyecto, van a escribir unos párrafos cortos que van a ir junto a las imágenes. Todo esto va a estar dentro de un sobre que se entrega a cada asistente y eso es lo que va a estar expuesto también. El mensaje va a estar en collage, en fotos, escrito… todo esto para poder narrar bien el escenario completo.

El juego con estas piezas es que lo que ves es una carta dentro de un sobre y es para ti. Es personalizado y es como alguien diciente "mira, esto es lo que me pasa a mí". Pero todo está intercambiado. Puede ser la carta de una, la foto de otro.. es como una cara con muchas caras, pero así empiezas a identificar el patrón al que se expone todo inmigrante.


PMV: ¿El formato es también una manera de darle más caras la migración?

SS: Cuando ves la historia de una persona, nunca la ves completa. Eso se lo critico incluso al periodismo. Te cuentan una historia chiquita, y otra historia chiquita, pero nunca te muestran las cosas que las conectan y eso al final es lo que es más importante si se quieren cambiar estas cosas.


«La historia de las personas es importante pero si lo que quieres es hacer presión para cambiarlo, tienes que ver la imágen completa».
 


Yo lo que intento es tomar personas muy distintas; alguien latinoamericano, alguien africano, alguien de oriente y así. Personas de distintos contextos y cada uno de ellos tiene una experiencia muy diferente de xenofobia. Pero hay un patrón en todas las historias. Uno se da cuenta de que son distintos los tratos que reciben al resto de personas en el metro, en los tratos burocráticos, en el acceso a derechos, y eso se ve al pasar de una historia a la otra.


 

Lamine es de Senegal y llegó a España hace doce años.  © Santiago Sepúlveda

Ángela.  © Santiago Sepúlveda

 

 

PMV: ¿Cómo se acerca a los protagonistas de su trabajo? ¿Cómo se gana la confianza de personas que justo por la xenofobia no confían?

SS: Dependo mucho de la disponibilidad de cada uno y eso es bastante complicado. Cada persona tiene retos muy distintos según su circunstancia.

Hay unos que ya son amigos míos entonces solo vamos, nos tomamos un café y me cuentan cosas y seguimos en otro plan. Así yo voy agregando y agregando a sus historias. Hay otras personas que directamente les digo "Oye, sé que eres inmigrante y estás en este proceso y me gustaría hacer una foto y preguntarte unas cosas" y ya. Ahí es sentarse dos o tres horas con alguien y sacar una pieza concreta.

Pero en general no me gusta estructurarlo. En función de cada historia la pieza toma una dirección distinta porque cada historia es distinta. No tendría sentido tratarlo de una sola manera porque se volvería una observación muy lejana. Empezaría yo a caracterizarlos, estaría poniendo demasiadas opiniones. Sería algo como "ellos son así, y los leo de esta manera", y así no es. Prefiero que la forma de interactuar con ellos salga de la manera en que ellos son, lo que quieren decir.

 


PMV: ¿Hay alguna historia que le haya impactado más que otras?
SS: Hay una, que de hecho no he podido resolver visualmente porque no tengo a los personajes aquí cerca. Aquí en España, desde hace unos años para acá, están haciendo deportaciones ilegales. Un estado puede deportar a una persona si sabe de qué país es, cómo se llama, su pasado judicial, en fin, información de la persona, pero sacaron a un grupo de migrantes sedándolos, subiéndolos a un avión y los enviaban deportados a cualquier país en África. Daba igual si eran de el Congo, o de Senegal o de Libia. Para ellos -los europeos- África es cualquier cosa. Así devolvían entre 20 a 25 personas cada tanto. Esto encima pasaba en aerolíneas comerciales, y quienes se daban cuenta de lo que pasaba protestaban y no dejaban ir el avión, así que empezaron a hacer lo mismo pero en vuelos de carga. Así la gente no ve lo que pasa. Eso es muy fuerte.

 

PMV: ¿En algún momento dijo "no puedo tomar esta fotografía"?

SS: Sí, y por eso precisamente no te lo puedo contar (risas). En lo general, son migrantes que para poder recuperar sus derechos tienen que hacerle trampa el sistema. Y hay muchas formas de hacerlo e irte por los vacíos legales para poder acceder a lo que necesitas. Así lo hacen, porque por la vía correcta no han podido.  Hay muchas historias así pero precisamente por eso no lo puedo contar. Si el estado se da cuenta lo que la gente está haciendo lo bloquea y jode a todos los que vienen con los mismos problemas.


 

Miriam.  © Santiago Sepúlveda

Carlos.  © Santiago Sepúlveda

.

 

PMV: ¿Por qué se animó a entrar a “El Mapa No Es El Territorio”?

SS: El nombre es bastante bueno ¿no? Me gusta porque es mostrar todo este tema de la geografía y que te sirve como solución práctica para algunas cosas pero que te complica muchas otras al mismo tiempo. Te pone a mirar todo desde demasiado lejos, y cuando estás lejos puedes llegar a tener una sensación de poder que de verdad no tienes. Y otra razón es porque, en particular con el caso de nuestro frontera colombia-venezuela, es algo que nunca ha existido de verdad. Es falso.


«Somos vecinos, no deberían existir casos de abusos contra los venezolanos ni generalizaciones negativas a su alrededor».


 

PMV:  ¿qué expectativas tiene con el trabajo que va a exponer en Frontera?

SS: Ayudar a que se entienda el problema. Cada uno es responsable de sus acciones, pero al menos mostrar lo que ocasiona. En Colombia hay un millón de venezolanos que están llegando. Yo vivo entre Colombia y España y he podido ver un poco el paralelo entre el racismo colectivo del europeo contra el africano y el latinoamericano, y es lo que está empezando a pasar en este momento en Colombia contra el venezolano. Entonces, mi intención es jugar y mostrar ese paralelo para que el colombiano vea lo que significa para un inmigrante el tipo de presiones que empiezan a aparecer con la xenofobia.

La idea con la exposición es mostrarle al colombiano como "Hey, no permitas este tipo de situaciones. Mira lo que hace la normalización de la xenofobia".

 


 

Fotos: Santiago Sepúlveda
@SepulvedaSan

 

 

 






¡Comparte!





Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.