Un proyecto de:


"Hay que ponerse en los zapatos de los migrantes": Juanes

Los artistas invitaron a mandar historias de solidaridad vividas durante la cuarentena. | Por: CORTESÍA ACDI/VOCA




Por: Milagros Palomares @milapalomares

septiembre 06 de 2020

A menos de un mes del lanzamiento de la campaña Historias de Gratitud,  esta ya  suma en su portal web y redes sociales más de 2.600 historias de colaboración y solidaridad durante la cuarentena. 

En un evento virtual que fue moderado por  Camilo Hoyos, presidente de la Fundación Gratitud,  los artistas colombianos Juanes y Fonseca compartieron mensajes que promovieron la empatía cultural e inspiraron la integración binacional.

Emocionado por reunir en la campaña a dos artistas tan importantes, Lawrence Sacks, director de USAID, afirmó que en los últimos meses la vida de todos  se transformó completamente, por lo que invitó a la ciudadanía a compartir los momentos de inspiración y apoyo mutuo vividos durante la cuarentena. 

"Desde la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional nos unimos con la Fundación Gratitud y ACDI/VOCA para buscar historias de colaboración y empatía que ocurren en Colombia y el mundo", dijo Sacks admirando este esfuerzo de la Fundación Gratitud y la Fundación Mi Sangre por mantener la unión a pesar de la distancia.

 

Lawrence Sacks reafirmó su compromiso de seguir apoyando a miles de colombianos y migrantes venezolanos. Con Historias de Gratitud se pretende fomentar el bienestar emocional en estos tiempos complejos, además de  alimentar la esperanza de quienes más han sentido el impacto de la pandemia.

 

Desde su residencia en Estados Unidos, el cantautor Juanes mandó un saludo muy especial a los migrantes venezolanos que se encuentran en Colombia y en todas partes del mundo.  Se mostró agradecido porque ahora tiene más tiempo para compartir con su familia, a raíz del confinamiento por la pandemia. Sigue escribiendo música, estudiando poesía y haciendo arte.

 

Juanes  ha vivido muchos contrastes durante la pandemia, y confiesa que ha tenido momentos de tensión y desasociego, pero siempre le gana el amor: esa para él es  la energía más importante en la vida. "Siempre en la adversidad se encuentra una salida. Hay que aprender a crecer en las situaciones adversas de la vida.  Uno se inspira mucho con las historias de otras personas", dijo. 

 

En relación con los migrantes venezolanos, Juanes expresó que ellos no se van de sus casas y de sus países por placer, "lo hacen porque se encuentran en situaciones muy  complejas". Sin caer en clichés se inclinó por la frase: "Al final todos somos hermanos, porque las banderas y las fronteras son cosas que la humanidad se ha inventado".

El cantante paisa recordó cuando visitó hace muchos años a un batallón de militares afectados por minas antipersonales, y se asombró con el nivel de resiliencia de estas personas. "Ellos lograron superarse, son ejemplos de vida. Uno aprende mucho de estas personas, hay que ponerse en los zapatos de los migrantes, reconociéndolos como hermanos, sobreviviendo en este mundo tan complejo. Hay que escucharlos, mirarlos a los ojos, y aprender del dolor para comprender la belleza de la vida", afirmó.

 

Su colega y amigo, Fonseca, quien también vive en Estados Unidos, aporta empoderarando a los jóvenes como agentes de cambio a través de la música en ciudades como Bogotá y Cúcuta, apuntó que le emociona generar este espacio para que la gente  comparta sus mensajes de superación. "Contar esas historias de gratitud nos ayuda mitigar esos efectos de aislamiento, hay que exteriorizar los sentimientos", dijo el seis veces ganador de los premios Grammy Latino. 

Fonseca es un admirador de la fuerza y resiliencia que tienen los migrantes. Para él es un acto de heroísmo llegar solos a Colombia, muchas veces caminando y sin dinero en el bolsillo. "Hay que guerrearsela desde cero, por eso hoy más que nunca tenemos que oir las historias de los venezolanos. No hay que olvidar que ellos nos dieron la la mano en uno de los momentos más difíciles de nuestra historia, es una deuda que tenemos con ellos, porque somos el mismo pueblo, tenemos la misma cultura", agregó.

 

Para finalizar el conversatorio virtual, Fonseca dejó una reflexión: "En Colombia nos falta esa empatía. No podemos dejar que se generen sentimientos de xenofobia, entendamos y apoyemos a los venezolanos porque están pasando por una situación muy difícil". 

 






¡Comparte!





Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.

Nuestros aliados: