Un proyecto de:


Migrantes y emprendedores: un caso de integración

Migrantes y emprendedores: un caso de integración

Las venezolanas Wilkary Paola Pérez y Yurimary Marín trabajan en Pikanguitas Gourmet, un emprendimiento de gastronomía de Venezuela fundado hace un año. | Por: BETSALY HUERTA




Por: Betsaly Huerta

junio 27 de 2019

Muchos venezolanos que deciden emigrar por la crisis económica llegan a otro país en condiciones difíciles: varios tienen la salud física y emocional deteriorada, no encuentran trabajo y no acceden a servicios básicos. Por eso, y por el espíritu de resiliencia que los caracteriza, muchos migrantes deciden emprender. En Riohacha, la asociación de venezolanos Salto Ángel presentó varias iniciativas productivas con las que familias migrantes no sólo quieren mejorar sus condiciones de vida, también aportarle a Colombia.

La asociación reunió un grupo de emprendimientos de artesanías, confecciones y arte culinario establecidos por migrantes venezolanos que llegaron a Colombia para escapar de una escasez dramática, pero también para aportar. De hecho, los emprendimientos de algunos han crecido tanto que hoy en día son sostenibles y han empleado a otros venezolanos.

Ese es el caso de Pikanguitas Gourmet, un emprendimiento que desde hace un año ofrece los mejores productos de la gastronomía venezolana: deditos de queso, pasteles rellenos de carne, pollo, pizza, ranchera, patacones, arepas y hamburguesas. La empresa tiene cuatro empleados y planea ampliar el servicio a otras ciudades en los próximos meses.

 

La asosiación Salto Ángel convocó emprendimientos de venezolanos para una feria en Riohacha, con el objetivo de mostrar que los migrantes también quieren integrarse y aportarle a Colombia. | © Betsaly Huerta



A la muestra de emprendimientos también llegó Cristy García, quien salió de Barquisimeto (estado Lara) junto a su esposo Víctor Hurtado y tres de sus hijos en busca de calidad de vida. Luego de que les quitaron la mercancía que traían para vender pensó en un ‘plan b’. Hoy ese plan tiene nombre: Agape´s Art, una joyería artesanal.

“Cuando llegamos, unas personas nos ayudaron, nos facilitaron unas pulseras para vender y nos enseñaron a hacerlas. Meses después, la organización Acción Contra el Hambre nos facilitó un capital semilla, con el que actualmente podemos generar nuestro sustento familiar”, dice Cristy.

La historia de Cristy también tiene momentos difíciles. Ella cuenta entre ojos húmedos cómo su hija de ocho años ha sido víctima de xenofobia: “Una niña la llamó ladrona porque en su casa todos decían que los venezolanos son ladrones. Yo le dije que con nuestro trabajo demostraríamos que somos gente de bien”

Sin embargo, Cristy y su familia siguen decididos a construir un hogar en Colombia con la idea de aportarle, desde su emprendimiento, a la economía del país.
 



Te puede interesar: Luis Manuel Seijas, ídolo y migrante
 


 

Otra venezolana trabajadora es Marbelis Figueroa, quien llegó desde el estado Zulia hace un año a Riohacha. Ella bautizó a su emprendimiento artesanal: 'Mi Esfuerzo', en honor a su perseverancia, y desde hace dos meses ofrece productos como pulseras, llaveros e imanes alusivos a la cultura de La Guajira, y afirma que gana entre 20.000 y 100.000 pesos diarios, con los que sostiene a sus hijos.

Según la presidenta de la Asociación Santo Ángel, Maybelys Ávila, el talento venezolano llega a Colombia obligado por una crisis, “pero con un potencial para esta nación que nos recibe, porque contamos con una buena preparación, algunos académicamente y otros con una amplia experiencia”.

Para muchos países latinos el fenómeno migratorio de los venezolanos parece un problema. Sin embargo, a través de esta primera feria empresarial se proyecta el tránsito de la migración al emprendimiento como un panorama de oportunidades, que busca fortalecer la convivencia y unificar esfuerzos. “Esta es una evidencia de nuestro comportamiento aquí en Colombia” subrayó la representante del gremio.  


 

Este crónica fue escrita por Betsaly Huerta, una de las asistentes al Encuentro de comunicación sobre migración mixta, realizado por Acnur y el Proyecto Migración Venezuela en Riohacha, los días 1 de diciembre de 2018 y 9 y 23 de marzo de 2019. El encuentro contó con la tutoría de Jose Guarnizo, editor general de Semana.com



 






¡Comparte!





Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.