Un proyecto de:


Claves para entender reapertura de la frontera anunciada por el gobierno Duque

Claves para entender reapertura de la frontera anunciada por el gobierno Duque

Tras un año de cierre, el paso fronterizo sería habilitado el próximo 01 de junio. | Por: JUAN PABLO COHEN | LA OPINIÓN




Por: Milagros Palomares / Laura Cristancho

mayo 20 de 2021

 Autoridades regionales y gremios de comerciantes aplaudieron la decisión de la inminente reapertura de la frontera de Norte de Santander con Venezuela, pero llamaron la atención sobre la urgencia de remover los contenedores en los puentes internacionales.

 

¿Qué significa la decisión de abrir nuevamente los pasos fronterizos de Norte de Santander con Venezuela? Tras más de un año del cierre decretado por el Gobierno colombiano como medida para evitar la propagación de la covid-19, el anuncio de una reapertura fijada para el 1 de junio representa apenas la primera piedra para reconstruir el intercambio comercial formal  que por décadas se mantuvo en esta zona limítrofe con el estado Táchira. 

 

La apertura gradual de los puentes internacionales Simón Bolívar, Tienditas y Francisco de Paula Santander traerá consigo grandes desafíos de planificación, control de los flujos migratorios y de seguridad  en estos puntos por parte de los mandatarios locales de territorio venezolano y colombiano, quienes dejaron a un lado sus diferencias políticas y se reunieron varias veces con autoridades de Norte de Santander ante la ausencia total de comunicación por parte las cancillerías de Venezuela y Colombia.

 

La decisión de habilitar los pasos peatonales fronterizos es el resultado de múltiples reuniones entre comerciantes y gremios con apoyo de la Gobernación de Norte de Santander y la Alcaldía de Cúcuta. Incluso, la petición formal se hizo a través de un dossier fronterizo que le fue entregado al presidente Iván Duque en abril pasado.  Para este sector, la apertura además de una medida urgente es una necesidad, debido a las graves afectaciones económicas que enfrentan por cuenta de la pandemia y del cierre del paso formal para sus principales clientes: la población pendular venezolana. 

 

En una segunda fase de la reapertura se espera habilitar el paso de transporte de carga internacional; ya controlado el tema de la pandemia. Y a largo plazo esperan que se permita el acceso de vehículos de transporte público y particulares sobre los puentes internacionales, como se hacía antes de agosto del año 2015.

 

El clamor de abrir esta frontera también se elevó desde Venezuela. El alcalde del municipio Bolívar (Táchira), William Gómez,  declaró recientemente a medios del vecino país que junto al protector del estado, Freddy Bernal, han adelantado reuniones con autoridades colombianas, autorizadas por el presidente Nicolás Maduro y la Cancillería. Apuestan a un plan estratégico para reanudar el paso de manera progresiva, en tres etapas.

 

En relación con las implicaciones económicas del anuncio de la Cancillería, Germán Umaña, director de la Cámara de Comercio Colombo Venezolana, se mostró entusiasta frente la medida pero llamó la atención sobre la importancia de hacer un acercamiento al gobierno de Venezuela. En este sentido solicitó se considere la remoción de los contenedores, que desde febrero del año 2019 bloquean el paso de vehículos con mercancía hacia el vecino país y que, en el último año, han llevado a  la circulación de mercancía ilegal mediante contrabando.  

 

Si la decisión de Venezuela en el corto plazo es retirar los containers pues eso tendría, inclusive, un efecto mucho más positivo que el paso de personas, porque los protocolos de bioseguridad requeridos para el paso de mercancía son mucho más sencillos que los requeridos para el paso de personas", dice Umaña, quien explica que de lograrse en el futuro inmediato la rehabilitación del paso de transporte con mercancía, se contribuiría inmensamente a la producción, el empleo y el bienestar binacional en la frontera.

 

Para Germán Umaña —una voz clave del sector empresarial binacional— el cierre total de esta frontera ha generado una contracción económica de cerca de un 80%, que no sólo afectó al Táchira, sino también a Cúcuta.  En varias ocasiones, Umaña ha advertido que  el cierre de los puentes internacionales trajo una estela de ilegalidad, la cual se espera contrarrestar con la reapertura. "Es mucho el contrabando que pasa por las decenas de trochas que están en esta frontera", asegura.


Según los cálculos de la Cámara de Comercio Colombo Venezolana, a cierre del año 2020, el comercio legal bajó a 250 millones, pero el comercio ilegal pasó a 1.800 millones.

 

Por la frontera de Norte de Santander y Táchira pasaban cerca de 45.000 venezolanos diariamente a comprar en Colombia. De acuerdo con Gladys Navarro, directora de la Federación de Comerciantes del Norte de Santander (Fenalco), durante el año 2019 el comercio creció entre el 20 y el 200 por ciento,  en gran parte debido al rol central de la población pendular venezolana como dinamizadora de la economía de pequeños y grandes comerciantes de esta zona del país. 

 

De hecho, para la comerciante Zuleida González, la decisión de habilitar un paso legal y controlado es la mejor opción para impulsar la economía en Cúcuta: "Nuestro mayor renglón de economía es el comercio, Venezuela es el pueblo más cercano para comercializar, ellos necesitan comprar y nosotros vender", puntualizó. 

 

Actualmente el tránsito de ciudadanos por el puente internacional Simón Bolívar solo está permitido a través del canal humanitario para quienes van a hospitales por motivos graves de salud o para aquellos con doble nacionalidad beneficiados en el plan de vacunación contra la covid-19. Mientras tanto,  por los pasos ilegales aledaños al río Táchira no se sabe el número de migrantes pendulares que pasan a diario hacia Cúcuta o Villa del Rosario, y que se ven obligados a pagar a grupos armados para que los dejen pasar a abastecerse de alimentos y otros insumos en territorio colombiano.

 

La apertura de esta frontera también avizora un incremento del flujo de migrantes provenientes de Venezuela, aunque de manera controlada, debido a la implementación del Estatuto Temporal de Protección para Migrantes Venezolanos.

 

Ni la pandemia ni las fronteras cerradas han sido obstáculos para este éxodo masivo que ya suma 5,6 millones de venezolanos en el mundo, y 1,7 millones de ellos en Colombia. Tan solo en el mes de enero, autoridades de Norte de Santander estimaron que al menos 25 mil migrantes y refugiados venezolanos ingresaron a al país por los 39 pasos irregulares identificados por la Policía de Cúcuta y distribuidos entre Puerto Santander, Cúcuta y Villa del Rosario. 

 

smiley

Foto Por: ESTEBAN VEGA | SEMANA

 

El anuncio de la Cancillería fue aplaudido por el gobernador de Norte de Santander, Silvano Serrano, que estimó un gran impacto en la reactivación económica del departamento. Asegura que el plan es responsable en materia sanitaria, ya que el dossier contempla las acciones económicas, sociales y de seguridad para tener una frontera biosegura.

 

Similar opinión tuvo el alcalde de Cúcuta, Jairo Yáñez, quien atribuyó la pronta apertura a un esfuerzo conjunto entre los empresarios, la Secretaría de de Fronteras y la Gobernación de Norte de Santander. "Hoy tenemos que empezar a trabajar de forma muy estricta para que esta reapertura se dé en las mejores condiciones de bioseguridad, con los controles naturales del flujo de personas", agregó Yáñez. 

 

Precisamente, en relación con los protocolos y lineamientos de bioseguridad con los que se daría el restablecimiento del paso fronterizo, Lucas Gómez, Gerente de Fronteras, señaló que las medidas estarán acorde a los estándares de la Organización Mundial de la Salud, y que han trabajado desde hace meses con los gremios económicos, y las entidades territoriales para lograrlo. 

 

"El mensaje para el país es que estamos realizando todo lo necesario para que esta reapertura sea segura, biosegura, con todos los controles necesarios para que logremos tener la tranquilidad y enviar el mensaje de reactivación económica en una región del país que tanto lo necesita y que beneficiará a todo Colombia”, aseguró el alto funcionario. 

 

Sin embargo, hay mucha expectativa con las medidas protocolares para el tránsito peatonal por los puentes internacionales, y mucho más con la eventual reanudación del transporte de carga internacional, debido a que si el Gobierno de Nicolás Maduro decide en últimas no quitar los contenedores de estas estructuras binacionales, el esfuerzo de Colombia de abrir estos pasos fronterizos resultaría en vano. 

 






¡Comparte!





Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.

Nuestros aliados: