Un proyecto de:


Declaran calamidad pública en Ipiales por alto flujo de migrantes en la frontera

Declaran calamidad pública en Ipiales por alto flujo de migrantes en la frontera

Se espera que el fin de semana crucen por el puente Rumichaca al rededor de 10.000 venezolanos | Por: TWITTER @ANAMAHEN




Por: Proyecto Migración Venezuela @MigraVenezuela

agosto 23 de 2019

Desde hace una semana transitan por el puente internacional de Rumichaca, a tres kilómetros de Ipiales (Nariño) miles de ciudadanos venezolanos con destino a Ecuador, Perú, Chile y Argentina. Los migrantes empezaron a llegar masivamente cuando el gobierno ecuatoriano anunció que les exigirá visa a partir del 26 de agosto.

El reto en atención a los migrantes es grande si se tiene en cuenta que, según cálculos de la alcaldía de Ipiales, el municipio este fin de semana espera recibir cerca de 10.000 venezolanos que quieren cruzar el puente fronterizo antes de que comience la restricción de la visa que impuso el gobierno ecuatoriano

 

Esto implica un desafío para las autoridades del departamento, que deben garantizar los derechos de la población migrante en medio de una llegada masiva de personas. Por esta razón, el alcalde y los representantes del Concejo Municipal y la Unidad de Gestión de Riesgos y Desastres de Ipiales tomaron la decisión de declarar calamidad pública, con el fin “golpear las puertas del gobierno nacional y de organismos internacionales para que comprendan que es una situación supremamente difícil”, dijo el alcalde encargado de este municipio Pablo Emilio Solarte.

Por la frontera que divide Colombia de Ecuador, según Migración Colombia este año salieron 419.000 venezolanos. Además, el alcalde de Ipiales, Pablo Emilio Solarte aseguró que otras 1.000 personas están en el municipio. 
 


 ¿Qué es una calamidad pública?

Los alcaldes y gobernadores de Colombia pueden declarar situación de calamidad pública cuando grupos de personas o fenómenos naturales causan, sin intención, eventos que alteran las condiciones normales de vida en un lugar. Al declararla, las autoridades se comprometen a normalizar la situación y proteger los derechos de las personas vulnerables.
 

 

 

 


Para atender esta situación, la alcaldía aumentó en un 30 por ciento los oficiales de migración, dispuso dos unidades de policía y una patrulla adicional y, con ayuda de organizaciones internacionales, crearon seis albergues, que ya se encuentran en condiciones de  hacinamiento y no dan abasto.

Con esta decisión, la alcaldía anuncia que, hasta ahora, las contribuciones  no han sido suficientes y convoca a las entidades municipales, departamentales y nacionales para que envíen su colaboración mediante equipos humanos y materiales, recursos físicos, que permitan mantener el orden público y garantizar la protección de los migrantes.

 






¡Comparte!





Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.