Un proyecto de:


Bailarina venezolana encontró en circo de Bogotá un escape a la crisis

Bailarina venezolana encontró en circo de Bogotá un escape a la crisis

Yamiliz Riera, bailarina venezolana en escena, deslumbra en cada presentación. | Por: DEBBIE GÁMEZ




Por: Laura Sierra Musse @lausierramusse

octubre 01 de 2021

 

Yamiliz Riera llegó a Colombia hace cinco años.  Vive en el circo Las Vegas Fantasy en Bogotá, donde crea coreografías y se reinventa gracias al entretenimiento. 

 

La “flaca”, como le dicen sus compañeros, llegó al circo Las Vegas Fantasy en Bogotá hace dos años. Su talento es el baile que ha practicado toda la vida, su tía fue la que le enseñó danza contemporánea, ballet, folclore y diferentes danzas tradicionales venezolanas. Estas destrezas le abrieron las puertas a la vida circense en su tierra, y ahora como migrante en Colombia. 

 

Ella ayudaba a sus papás en una compañía de baile, en la ciudad de Cabimas en el estado Zulia, y un amigo le dijo que lo fuera ver bailar en un circo. Se le hizo raro, pero fue, y quedó fascinada con este espectáculo.  "Ahí me invitaron a audicionar y quedé seleccionada”, dice Yamiliz Riera, quien podía pagar su carrera de Comunicación Social en la universidad con lo que ganaba en este circo, pero fue tanto el amor que sintió por este oficio, que terminó convirtiéndose en su estilo de vida.

 

Por el baile itinerante del circo pudo viajar y conocer muchos lugares. Viajaba a Colombia y luego volvía a su país de origen, hasta que llegó la crisis social de su país y su circo tuvo que cerrar por falta de recursos económicos.


Te puede interesar: ESPECIAL | La trata sigue acechando a los migrantes y refugiados

 


smiley

Yamiliz  alistandose antes de la función. 

Foto por: Debbie Gámez


Yamiliz duró un tiempo en Venezuela sin trabajar hasta que el papá del que era su jefe en ese entonces, abrió un circo en Barranquilla y la invitó a participar. “Él me dijo vente, me dio todos los pasajes y desde ahí no he vuelto más a  Venezuela”, rememora Yamiliz con un dejo de nostalgia. En Barranquilla pudo trabajar en otras disciplinas diferentes a las del circo, porque ya quería darse un descanso. 

 

Luego viajó a Bogotá en el año 2019 para buscar más oportunidades, pero se vio frustrada al no encontrar un trabajo estable. Cuando llegó a la capital colombiana se le presentaron muchos obstáculos. "Aquí era complejo, me decían veneca y no me daban trabajo porque tenía mi pasaporte vencido, no podía renovarlo porque no tenía dinero, a pesar de tener el PEP (Permiso Especial de Permanencia), la gente no me daba trabajo, es por eso que duré siete meses sin empleo”, agrega Yamiliz. 

 

En ese momento de desespero, esta bailarina recibió una llamada inesperada de parte de Ricardo Roca, el mago del circo Las Vegas Fantasy, quien le comentó que tenían vacante el puesto de una bailarina y podría servirle. Yamiliz no lo dudó y se presentó a ese circo, en el que lleva trabajando dos años. 

 

Allí fue la encargada de reforzar las coreografías del espectáculo y apoyar como asistente al director artístico Felipe Puentes, quien además es el “rey master” o presentador del show.

 

La convivencia con los otros miembros del circo ha sido excelente, pues según ella son como una familia y a ninguno le importa de dónde sean.“Nosotros no tenemos ni raza, ni religión, somos artistas, hemos trabajado con tantos extranjeros y  nosotros también en otros países. Acá  la nacionalidad es lo de menos”, dice Gerardo Torres, comediante del circo.


Te puede interesar: El venezolano que cantaba en buses y ahora es la promesa de la salsa en Colombia


smiley

Felipe Puentes y Yamiliz Riera en escena. 

Foto por: Debbie Gámez 

 

La vida de Yamiliz iba cambiando hasta que en marzo del 2020 el circo se instaló en Chía, donde trajeron un espectáculo innovador que tenía una pista de hielo, e incluso habían contratado a un grupo de bailarines rusos. Pero no se imaginaron que la pandemia por la covid-19 iba a azotar a todo el mundo e iba afectar la economía global y claramente la del circo. “No llevábamos ni dos semanas instalados, cuando tuvimos que cancelar todo, y mirar cómo íbamos a sobrevivir”, lamenta Felipe Puentes, director artístico del circo. 

 

Alejandra Vanezca, otra bailarina venezolana y miembro administrativo del circo, recuerda que Yamiliz, en ese entonces, no era la única venezolana artista del circo, pues en Chía la mayoría de miembros eran del vecino país, “aproximadamente, 25 venezolanos que estaban con sus parejas e hijos menores de edad”. 

 

Los primeros meses del 2020 fueron los más complicados para Yamiliz y los demás miembros de este circo, pues tuvieron que poner banderas rojas como signo de auxilio en momentos de dificultad con la falta de alimentos.  “Gracias a la ayuda de la gente en Chía nunca aguantamos hambre, pero sí fue muy difícil vivir en esos momentos de desespero y sin poder trabajar”, dice Yamiliz Riera. 

 

A pesar de que el circo pudo reactivarse hasta septiembre de 2020 por medio del “auto circo” (espacio donde la gente llevaba su carro y veía el show) las ganancias económicas no eran suficientes, y por eso la mayoría de miembros venezolanos tuvieron que irse a otras regiones de Colombia en noviembre del año pasado. “Muchos se fueron a Medellín, Ibagué, Tolima, y otros incluso retornaron a Venezuela, pues veían la situación muy difícil”, apunta Alejandra. 

 


Te puede interesar: En Video: Joven venezolano impresionó con su voz al cantautor Santiago Cruzr


smiley

Parte del espectaculo del Circo Vegas Fantasy. 

Foto por: Debbie Gámez

 

Yamiliz Riera fue la única artista venezolana que quedó  y vive en el circo  junto algunas personas encargadas del mantenimiento. “Vivir así no es tan diferente a la vida normal, pero a veces sí es muy complejo”, agrega la bailarina. 

 

Ahora, el circo volvió a realizar funciones todos los días en el barrio El Sol, en Bogotá, donde se han podido reactivar y reinventarse completamente. Las visitas son menos, pero han podido ir creciendo de a poco. 

 

Esta migrante dice que su vida gira en torno al circo y a sus dos perritos. No se amilana porque es el soporte económico de su familia. En un futuro cercano quiere volver a visitar a sus padres que viven en Venezuela, a quienes no ha visto desde hace cinco años. Aunque tiene días duros, las luces del circo la iluminan cada noche, cuando vuelve a la función y sigue firme como es sus posturas de baile.

 

smiley

Yamiliz terminando de arreglarse para la función 

Foto por: Debbie Gámez 

smiley

Circo Vegas Fantasy 

Foto por: Debbie Gámez






¡Comparte!





Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.

Nuestros aliados: