Un proyecto de:


"Abrir la frontera es un primer paso para levantar los contenedores":Lucas Gómez

"Estamos convencidos de que en el marco de la reactivación económica y en el marco de una acción humanitaria, reabrir la frontera era una necesidad", afirmó. | Por: ALEXANDRA RUIZ




Por: Indira Córdoba @indira_cordobaa

mayo 27 de 2021

Después del anuncio de la Cancillería de Colombia de reabrir la frontera con Venezuela el próximo 1 de junio, Lucas Gómez, gerente de Fronteras, habló sobre algunas precisiones frente a la reapertura y la importancia que tiene para lograr una reactivación económica de los departamentos fronterizos.

 

Proyecto Migración Venezuela (P.M.V): ¿Qué significa para el gobierno colombiano la apertura de la frontera con Venezuela?

Lucas Gómez (L.G): La reapertura de la frontera con Venezuela es una necesidad, es algo que era un clamor que estaba desde los territorios. Hace parte de nuestra estrategia de reactivación económica y tiene además un componente humanitario muy importante: la dignidad de las personas que hoy en día están pasando por trocha y que se ven obligadas a tomar estos caminos por la frontera cerrada. También, el cierre de la frontera era una necesidad en su momento. Desde el punto de vista epidemiológico, de salud pública, teníamos que mandar un mensaje de protección al país, a los nortesantandereanos, pero ya entendemos que hemos avanzado en nuestros temas de vacunación, hemos avanzado en la inmunidad de las personas que les da más duro el virus. Entonces, hoy en día estamos convencidos de que en el marco de la reactivación económica, en el marco de una acción humanitaria, era una necesidad para el país.

 

P.M.V: ¿Cuáles serán los protocolos para el tránsito peatonal por los puentes internacionales?

L.G: Con el Instituto Departamental de Salud de Norte de Santander, con el Ministerio de Salud, con la OPS y la OMS hemos hablado del fortalecimiento del programa PRASS. Es el seguimiento a los contagios que se puedan dar, con un componente fronterizo que va a ser muy importante, que trabaja con las bases comunitarias y eso ya está dando resultados en diferentes lugares del país. Lo vamos a implementar y fortalecer en los departamentos fronterizos. Y el segundo gran elemento es que vamos a volver visible esta migración, la vamos a identificar, la vamos a ver pasando por los puentes y eso nos va a dar una tranquilidad de identificar, cuando sea el caso, todo lo que tenga que ver con contagios. Desde ese primer momento, también exigir temas de bioseguridad y elementos de protección personal de las personas migrantes que están ingresando.

 

P.M.V: ¿Qué se les va a pedir a las personas que ingresen por el paso fronterizo?

L.G: Los requisitos para ingresar al país son los mismos que había antes de la pandemia. Aquí hay una diferencia que hay que hacer, entre aquellos que van a solicitar el Estatuto Temporal de Protección (ETPV), quienes tendrán unos requisitos y unos controles realizados por Migración Colombia; y aquellos que están en zona fronteriza, quienes con su tarjeta de movilidad fronteriza, con su cédula venezolana o su pasaporte pueden ingresar a nuestro país a comprar, a abastecerse, a buscar alimentos o buscar medicinas, dado que del otro lado de la frontera no hay.

 

P.M.V: ¿Qué se busca principalmente con esta apertura?

L.G: Lo primero es que se enmarca dentro de lo que es nuestra política migratoria y con el ETPV. Además de que las personas que ingresen al país estén ingresando en condición de regularidad y no irregulares. Lo segundo es que era una necesidad desde el punto de vista de reactivación económica y comprendiendo cómo se mueve el paso a nivel fronterizo.

 

P.M.V: ¿Cómo afecta este incremento del flujo migratorio en la implementación del Estatuto Temporal de Proteción para Migrantes Venezolanos?

L.G: Desde el primer momento estaba previsto que vamos a tener unas solicitudes nuevas de personas que quieren ingresar al país. Colombia fue muy generosa en ese sentido, incluso, marcando una diferencia con los demás estatutos temporales de protección a nivel global. Y es que aquí entendemos que tenemos una frontera extremadamente larga con Venezuela y que las condiciones políticas del otro lado de la frontera desafortunadamente no han cambiado. Eso implica que debíamos tener todas las precauciones del caso, sabiendo que durante los dos años siguientes a la puesta en marcha del ETPV podrá haber nuevas solicitudes de migrantes. Entonces, en este caso lo que hacemos es compaginar toda esa estructura, todas esas proyecciones que habíamos hecho, incluso con la dinámica de reapertura de la frontera el próximo 1 de junio.

 

P.M.V:? ¿Por cuál puente se va a reanudar el paso peatonal? ¿Será solo por el puente Simón Bolívar o también por el puente Internacional Francisco de Paula Santander y el puente Tienditas?

L.G: En este momento el puente Tienditas no estaría habilitado por temas binacionales, pero estamos definiendo. Justo esta semana vamos a tener reuniones en Norte de Santander para revisar cuál es la viabilidad, si se habilitan ambos puentes o trabajamos con uno solo. Estamos revisando las condiciones necesarias para hacerlo de manera segura y controlada para todos los colombianos y los migrantes.

 

P.M.V: ¿Cuáles serán las medidas logísticas que se tendrán para la reapertura del paso fronterizo?

L.G: Estamos definiendo una primera medida, que sería con pico y cédula para limitar un poco el flujo. Obviamente, la autoridad migratoria es quien va a controlar el ingreso al país. En los puentes tendremos personal del Instituto Departamental de Salud, como incluso lo tenemos hoy en día, pero lo vamos a reforzar. Las diferentes instituciones también estarán presentes en el territorio, en el puente, para que todo esté controlado y coordinado, tanto a nivel nacional como local.

 

smiley

Frontera de Norte de Santander con Venezuela. 

Foto de: Juan Pablo Cohen | La Opinión. 

P.M.V: ¿También se espera que por ahí puedan retornar migrantes a su país?

L.G: Pues lo que vimos durante la pandemia fue un reflujo de personas que estaban en Colombia y que regresaron a Venezuela por el tema de las cuarentenas. Pero una vez inició la reactivación económica en Colombia, lo que hemos visto es un retorno de esas personas que se habían ido y nuevos migrantes llegando. Me parecería muy poco probable que tuviéramos un flujo importante de venezolanos retornando a su país dado que las condiciones socioeconómicas allá no han cambiado. Entonces, lo que sí tenemos es una expectativa de recibir en nuestro país nuevos migrantes, flujos importantes y para eso nos estamos preparando.

 

P.M.V: ¿Cómo puede haber una reactivación económica únicamente con la apertura del paso peatonal?

L.G: Pues simplemente una estadística: antes de la pandemia el flujo diario de personas que iban y se abastecian entre Norte de Santander y el Estado de Táchira era entre 50.000 y 60.000 personas, que venían a comprar, a consumir. Ese flujo hoy en día ha bajado a entre 5.000 y 10.000. Sabemos que con la apertura, haciéndola legal y visible se van a reactivar las compras sin necesidad de acudir a las trochas. Entonces estamos convencidos de que es una medida que reactivará. Lo segundo es que estamos convencidos de que eso es un primer paso para que del otro lado de la frontera se levanten los contenedores y podamos arrancar con el intercambio comercial.

 

P.M.V: ¿Cómo será el control de los flujos migratorios y la seguridad en estos puntos?

L.G: Estamos revisando toda la contingencia. Los números del personal de Migración Colombia que va a estar presente los estamos definiendo esta semana. Fue una decisión que se tomó la semana pasada, esta semana tenemos todas las reuniones. Lo que sí tenemos es que dar tranquilidad. Estamos revisando cuál va a ser la contingencia necesaria y nos iremos adaptando a las necesidades de los flujos.

 

P.M.V: Según comerciantes y autoridades de Norte de Santander, pese al cierre de fronteras, el paso de mercancía entre ambos países se ha mantenido mediante el contrabando ¿Qué medidas tiene proyectadas el gobierno para esta problemática?

L.G: En el tema del contrabando hemos lanzado varios planes con la fuerza pública para controlar estos pasos. Aquí se habla todavía de contrabando pero las cifras no son las mismas. Antes hablábamos de un intercambio de alrededor de unos 2.000 millones de dólares, hoy en día no llegamos a 300 o 400 millones de dólares. Realmente la ilegalidad, así digan que se mantiene y se sigue moviendo, pues no está en las mismas proporciones de lo que era el intercambio legal entre los dos países. Nosotros estamos convencidos de que cuando se dé el levantamiento de estos contenedores el intercambio comercial, no solamente de los departamentos fronterizos sino de todo el país, va a volver a surgir en esa región.

 

P.M.V: ¿Qué se espera que suceda tras la apertura?

L.G: Seguramente vamos a tener una contingencia, con unos flujos muy importantes, pero sabemos que nos vamos a preparar para eso y obviamente es una buena noticia para el país. Es una buena noticia para los nortesantandereanos, para los arauqueños y guajiros, tener esta frontera abierta, tener una frontera viva, una frontera legal. Eso es algo muy importante y para nosotros es enviar un mensaje en el marco de la reactivación y en el marco de la atención humanitaria para aquellos que tanto lo necesitan.

 

P.M.V:¿Qué pasaría si el gobierno de Nicolás Maduro se niega a abrir las fronteras a último momento?

L.G: Pues la verdad nosotros tenemos que tomar una decisión unilateral. Nosotros vamos a  abrir nuestra frontera, si Venezuela toma la decisión unilateral de mantenerla cerrada es algo que él va a tener que ver con sus connacionales, lo va a tener que revisar con sus sectores económicos. Sabemos que allá también hay un clamor por parte de la sociedad civil de tener una frontera abierta, viva, de intercambio comercial legal. Entonces pues ahí tendría que revisarlo el régimen de Maduro, ver cómo puede dar una respuesta a algo que es realmente una necesidad y una realidad en esta zona fronteriza.

 

Finalmente, lo más importante es que aquí se da un paso muy significativo en la reactivación, en volver humanitarios esos pasos. No solamente el corredor que teníamos anteriormente, sino darle dignidad a la migración que está ingresando a nuestro país. Entonces yo creo que es una muy buena noticia. Esto va a tener un impacto importante, en primera instancia en los departamentos fronterizos, pero después en el resto de Colombia. 

 






¡Comparte!





Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.

Nuestros aliados: